Atrás

Inicio / Actualidad / ¿Por qué el crecimiento global no se recupera con los bajos precios del petróleo?

1.313

¿Por qué el crecimiento global no se recupera con los bajos precios del petróleo?

Pablo Méndez, subgerente Estrategia de LV Estrategia.

Para fortuna de muchas economías el precio del petróleo ha presentado una baja durante este año. Las economías importadoras de crudo han presentado caídas en sus registros de inflación y ha permitido que algunos bancos centrales recorten su tasa de política monetaria.

En general los shocks de oferta están asociados a cambios en los precios relativos de los factores de producción. Así, el crecimiento global se debería ver beneficiado por la caída en los costos y, con mayor razón, si a esto sumamos las bajas tasas de interés en el “mundo desarrollado”. Sin embargo, van casi tres trimestres con el precio del petróleo bajo los USD 50 el barril y el crecimiento global parece no repuntar, principalmente en los países emergentes. La pregunta natural que surge es: ¿qué está sucediendo con las expectativas?

La teoría económica nos enseña que los agentes responden de manera distinta frente a shocks transitorios o permanentes. Por ejemplo, si el precio del petróleo se mantuviera en los niveles actuales y los agentes lo interpretaran como algo permanente, las compañías optarían por este insumo en desmedro de otros. Sin embargo, la estrategia de precios predatorios (práctica de vender un producto o servicio a un precio muy bajo, con la intención de expulsar a los competidores) impuesta por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ya está generando efectos negativos en la producción de shale oil en Estados Unidos (el protagonista de esta política ha sido precisamente Arabia Saudita). En este sentido, el precio del commodity debería comenzar lentamente a subir (las expectativas del petróleo WTI y Brent para el próximo año se ubican en USD 59 y USD 63 el barril, respectivamente). Así, pareciera que domina la “creencia” que el precio del crudo no seguirá bajo por mucho tiempo, incluso independiente de la entrada de Irán al comercio mundial. En este sentido, el bajo precio es percibido “transitorio” (aunque es difícil determinar por cuánto tiempo).

Otro factor relevante es el cambio de la estructura productiva de los países industrializados, en donde la incidencia del petróleo en los costos de producción ha disminuido. Esto ha sido en respuesta a los elevados precios del commodity por muchos años y a las mismas políticas de eficiencia energética. Un ejemplo simple es la industria automotriz, que buscó potenciar autos más eficientes dado los elevados precios del petróleo (tecnología híbrida). De esta forma, las empresas no se ven mayormente beneficiadas en el mundo desarrollado. Los que sí se ven favorecidos son los consumidores de estos mercados, dado que disponen de un mayor ingreso.

Las economías emergentes dependen mayormente del insumo. No obstante, el beneficio generado por la caída del precio se ha visto contrarrestado por la fuerte depreciación de sus monedas, particularmente en Latinoamérica, e impactado la inflación (y por ende las expectativas de alza en las tasa de interés). Además, la caída del precio del petróleo se ha dado en un contexto de debilidad generalizada de sus mercados. El mayor ejemplo son los precios de la gasolina en el mercado chileno, que sigue cerca de $800 el litro.

¿Qué hacer?

Hemos disminuido nuestra exposición a economías emergentes desde hace mucho tiempo y aumentamos nuestra ponderación en mercados desarrollados. Consideramos que el beneficio de los bajos precios del crudo en economías emergentes se continuará desvaneciendo y se exacerbará por políticas monetarias más restrictivas. Además, el temor en torno a China y un alza de tasa de la Reserva Federal seguirán sesgando las divisas emergentes, en especial para aquellos países con cuentas corrientes más vulnerables. En cambio, los mercados desarrollados (principalmente Estados Unidos) seguirán beneficiándose de esta situación: los bajos precios del petróleo reducen en parte los costos de las empresas y los consumidores cuentan con un mayor ingreso disponible.

Un mundo creciendo en torno a 3%-3,5% está acorde con la dinámica económica que hemos visto en EEUU, Japón y Europa, y las actuales tasas de crecimiento de China y Latinoamérica. Claramente, para que el mundo vuelva a crecer en torno a 4%-5%, necesita mayor empuje de China y los países de Asia emergentes, pero también de Latinoamérica.

Comentarios

Aún no hay comentarios

Deje su comentario

Todos los campos son obligatorios.

Enviar

También le pueden interesar


¿Por qué el crecimiento global no se recupera con los bajos precios del petróleo?

Argentina, ¿ad portas de una crisis mayor?

La situación en Argentina ha despertado temor entre los inversionistas. Luego del movimiento de tasa por parte del Banco Central a inicios de mayo...

¿Por qué el crecimiento global no se recupera con los bajos precios del petróleo?

"Una empresa es básicamente una marca y su gente"

Luis Huete, reconocido experto español en management y profesor de la escuela de negocios de IESE desde 1982, vino a Chile a realizar talleres de...

¿Por qué el crecimiento global no se recupera con los bajos precios del petróleo?

Apertura del petróleo a privados, un paso esencial para México

Helmut Henríquez, gerente de México de LarrainVial Asset Management. El viernes 18 de marzo de 1938 el mundo colocaba su atención en México...


Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog

El material y análisis contenido en este blog es entregado únicamente con fines informativos y no debe ser considerado como recomendación de inversión. Toda la información presentada en este medio, al menos que se indique específicamente lo contrario, es propiedad de LarrainVial.

Avenida El Bosque Norte 0177, piso 1, Las Condes, Santiago, Chile.
Teléfono: +562 2339 8500Teléfono: +562 2339 8500

Todos los Derechos Reservados ©Copyright 2020

subir

Newsletter

Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog