Atrás

Inicio / Actualidad / Colombia: incertidumbre mantendría débil la actividad en 2018

Javier Salinas
Javier Salinas

Economista jefe del Departamento de Estudios

152

Colombia: incertidumbre mantendría débil la actividad en 2018

La economía colombiana se ha deteriorado en los últimos años, y esa situación continuaría en 2018 y 2019. Estimamos un crecimiento del PIB de 2,2% para el próximo año y de 2.8% para 2019.

Varios factores estarían detrás de estas cifras. En primer lugar, los proyectos del 4G, quienes serían los impulsores de la actividad durante este año, han ido más lento de lo esperado. Sobre este tema, los casos de corrupción en torno al caso Lava Jato retrasaron los cierres financieros de los proyectos de infraestructura, y si bien en un inicio se creía que esto estaba únicamente acotado a los contratos de Odebrecht, han salido a la luz otras investigaciones de corrupción dando cuenta de un fenómeno más generalizado.

De los 32 proyectos que integran el 4G (aproximadamente USD 22.100 millones), solamente 8 tienen cierres financieros (que representan alrededor de USD 4.500 millones). De hecho, a inicios de este año se esperaban 10 cierres financieros, y solamente ocurrieron dos. Esperamos que una mayor claridad para las instituciones financieras en torno a los procedimientos de los términos anticipados de los contratos pueda gatillar un mayor número de cierres financieros. En esta línea hace falta ver cómo culmina el caso de la Ruta del Sol 2 (cuyo principal accionista del consorcio era Odebrecht y es el caso emblemático del Lava Jato en Colombia), el cual serviría como patrón de resolución para eventuales futuros casos de corrupción. Además, fue aprobada una nueva ley de infraestructura, la cual obliga a las futuras concesiones a contar con una fórmula de liquidación anticipada en caso de terminación temprana de los contratos (aunque no deja claro qué sucederá con los contratos ya firmados, como los 4G). Con todo, esperamos que en 2018 se puedan lograr los cierres financieros de otros 4 proyectos (con un valor aproximados de USD 4.850 millones), aunque iniciarían construcción apenas en 2019.

Además, el 27 de mayo se celebrarán elecciones presidenciales (con una eventual segunda vuelta el 17 de junio). A la fecha, Sergio Fajardo y Germán Vargas Lleras irían como independientes, Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordoñez compiten por ser el candidato de la coalición de centro derecha y Rodrigo Londoño “Timochenko” representaría al partido de las FARC. Además, están como presidenciables Humberto de la Calle, Gustavo Petro y Clara López. Sin embargo, ninguno de los nombrados muestra más de 25% de intención de voto en las encuestas, lo que da cuenta de la atomización en esta elección. En este contexto, esperamos que los candidatos centren sus propuestas en la implementación de los acuerdos de paz y en los casos de corrupción, pudiendo en algunos casos realizar propuestas que signifiquen un incremento del gasto público en desmedro de la disciplina fiscal.

Consideramos que el gobierno tiene poco espacio para políticas fiscales expansivas. A inicios del 2017 se implementó una reforma tributaria que aumentaba el IVA de 16% a 19% y buscaba disminuir la evasión. Sin embargo, el Marco Fiscal de Mediano Plazo de 2017 no reflejó una disminución en el déficit como se esperaba que ocurriera, y la trayectoria de la deuda esperada continúa en aumento. Así, no descartamos que durante la segunda mitad del año (una vez finalizadas las elecciones) inicien discusiones respecto a otra reforma tributaria, o acerca de la flexibilización de la regla fiscal.

Esta debilidad fiscal llevó a que S&P redujera la clasificación de deuda de Colombia de BBB a BBB- (con perspectivas estables), a un peldaño de perder su grado de inversión. Al día de hoy, Moody’s y Fitch tienen la clasificación de deuda soberana en BBB con perspectiva estable, pero no descartamos que tomen medidas similares a la primera.

Con todo, esperamos que la incertidumbre continúe durante todo el año (política durante la primera parte del año y tributaria durante la segunda parte). Así, la inversión estaría débil durante 2018.

En este contexto de debilidad de la economía y con restricciones fiscales, solamente quedaría espacio para un impulso monetario. La inflación ha disminuido dramáticamente desde mediados de 2016, y esperamos cierre el año en torno a 4,1% y en torno a 3,0% en 2018. Así, con la inflación convergiendo a la meta y la actividad todavía débil, el BanRep tendría espacio para una política monetaria acomodativa. Con ello, esperamos que la tasa de intervención llegue a 3,0% en 2018.

Comentarios

Aún no hay comentarios

Deje su comentario

Todos los campos son obligatorios.

Enviar

También le pueden interesar


Colombia: incertidumbre mantendría débil la actividad en 2018

Perspectivas 2016: un escenario complejo para la economía chilena

Felipe Jaque, gerente del Departamento de Estudios. Luego de dos años de bajo crecimiento cercano al 2% anual, la economía chilena se encamina a...

Colombia: incertidumbre mantendría débil la actividad en 2018

¿La Macrinización de Argentina?

Andrés Vicencio, gerente ejecutivo de LarrainVial Estrategia. A nuestro Economista Jefe y Director del Departamento de Estudios, Leonardo Suárez...

Colombia: incertidumbre mantendría débil la actividad en 2018

Cuando se acelera la destrucción creativa

El economista austríaco Joseph Schumpeter popularizó en los años cuarenta el concepto de destrucción creativa. Fenómeno que caracteriza a una...


Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog

El material y análisis contenido en este blog es entregado únicamente con fines informativos y no debe ser considerado como recomendación de inversión. Toda la información presentada en este medio, al menos que se indique específicamente lo contrario, es propiedad de LarrainVial.

Avenida El Bosque Norte 0177, piso 1, Las Condes, Santiago, Chile.
Teléfono: +562 2339 8500Teléfono: +562 2339 8500

Todos los Derechos Reservados ©Copyright 2018

subir

Newsletter

Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog