Atrás

Inicio / Educación Financiera / ¿Qué es un ETF y cómo funciona?

LarrainVial Estrategia
LarrainVial Estrategia

12.322

¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Hablar hoy de ETF (Exchange-Traded Fund o fondos negociables) es más común que hace algunos años. Sin embargo, como pasa con varios productos financieros, muchas veces el inversionista no conoce a cabalidad sus características. Por lo mismo, acá explicaremos brevemente el origen de estos instrumentos, sus particularidades y uso de este instrumento.

Tenemos que remontarnos hasta 1971 para encontrar el primer ETF listado en el mercado. Solo después de cinco años Vanguard, una de las gestoras más grande de estos vehículos de inversión, lanza el primer ETF para inversionistas retail.

La masificación de estos instrumentos fue lenta, y sólo a partir de la década de los noventa los avances tecnológicos permitieron una importante integración operativa, junto con el mejor manejo de información. En esta década, SPDR lanza el ETF más grande e importante de Estados Unidos, el cual replica al índice S&P500. De ahí en adelante estos vehículos y gestoras comenzaron a proliferar y ganar popularidad. En el año 2000 se comienzan a transar los primeros ETF cotizados en Europa, y hoy se calcula que a nivel global hay más de tres trillones de dólares invertidos en estos instrumentos.

¿Y qué ha pasado en Chile? En 2007 se lanza en la bolsa de Nueva York el primer ETF que replica el índice “MSCI Chile” (índice de acciones por peso bursátil, que aglomera casi el 99% de la capitalización nacional). Sin embargo, para poder acceder a estos estos instrumentos en el mercado local fue necesario esperar hasta 2009, cuando se listaron los primeros ETF en la Bolsa de Comercio de Santiago y comenzaron a transar algunos de los más importantes que replican índices accionarios extranjeros.

Sus particularidades

La pregunta natural que se puede hacer cualquier inversionista es qué diferencias tienen estos productos con los tradicionales fondos mutuos o fondos de inversión existentes en el mercado. El objetivo de los ETF es replicar un índice de mercado: por ejemplo, el ETF de EE.UU. replica el S&P500. El objetivo es rentar lo mismo que esa bolsa a un bajo costo de administración y gestionado principalmente por un equipo operativo. Es decir, a través de una gestión pasiva. La ventaja de esto es directa: si por ejemplo el lector quisiera replicar ese índice – asumiendo que quiere rentar lo mismo que el S&P500 – lo que debería hacer es armar un portafolio que tuviera las quinientas acciones listadas y estar preocupado, entre muchas otras cosas, del rebalanceo diario del índice, precisamente para “evitar desviarse y rentar lo mismo”.

Distinto es el caso de un fondo tradicional, donde un equipo de expertos busca invertir en las mejores oportunidades que encuentre en el mercado – de acuerdo a su análisis – y, además, ganarle a ese mercado. A través de los ETF un inversionista puede tomar posiciones en un mercado de manera rápida, simple, diversificada y a bajo costo.

Otra característica es su eficiencia. Al respecto, las conclusiones sobre las ventajas o no de invertir en un ETF contra un fondo mutuo o de inversión son variadas en la literatura. A nivel general, hay consenso en que en mercados poco profundos existen importantes asimetrías de información y, en estos mercados, la gestión activa (que caracteriza a los fondos mutuos o de inversión) tiene mayor probabilidad de agregar valor de manera consistente, obteniendo así una mayor rentabilidad en el tiempo. En mercados muy profundos, como por ejemplo el estadounidense, dadas las diferencias en los costos de administración, la teoría ha mostrado que es difícil encontrar un “manager” (estrategia activa) que consistentemente logre superar el desempeño de un ETF.

Adicionalmente al costo de transacción asociado a los ETF, que dependerá de lo que tenga acordado el inversionista con la intermediaria con que normalmente opera, hay que tener en consideración el tratamiento tributario al que quedan expuestos estos instrumentos. Dado que normalmente pagan dividendos y la gran mayoría de éstos están domiciliados en EE.UU., un inversionista no residente queda expuesto a lo que se conoce como el “withholding tax”, que implica una retención del 30% de impuestos sobre los dividendos repartidos. Para un ETF de acciones el impacto no es tan significativo, dado que los dividendos anualizados deberían oscilar en torno al 2%; pero para un ETF de renta fija, en donde el dividendo supera en algunos casos el 5%, la pérdida impositiva es considerable.

Una alternativa es invertir en los ETF “UCIT” (domiciliados en Europa), con los cuales se evita este efecto impositivo. Sin embargo, dependiendo de la plataforma con que se opere, el costo de ir a la bolsa europea a transar puede ser mayor que el ahorro logrado al evitar la retención sobre los dividendos. Además, en algunas estrategias más específicas y pequeñas, la liquidez no es la suficiente en el mercado intra-día, lo que podría generar diferencias importantes en los precios de transacción.

Diversos usos

Un ETF es un vehículo más dentro de las múltiples posibilidades que existen para invertir nuestros ahorros. La decisión respecto de qué tipo de instrumento elegir es un proceso que necesita un análisis profundo y cuidadoso, dado que la respuesta no necesariamente es siempre la misma. Además de las diferencias de costos y el tratamiento impositivo que hemos mencionado, se pueden generar situaciones o coyuntura de mercado, que nos inclinen a tomar decisiones distintas. Un buen ejemplo es lo que vemos en tiempos de desaceleración e incertidumbre, épocas en las cuales probablemente seguir estrategias pasivas de inversión – incluso en mercados muy profundos – no sea lo más recomendable.

Por ejemplo, para la crisis de 2008 el mercado norteamericano medido por el S&P500 cayó un 37% en el año, mientras que el primer cuartil de fondos activos (que a esa fecha eran los mejores de la industria) sólo lo hizo en un 30%. Es justamente en esos momentos donde es necesaria no sólo una minuciosa selección entre clases de activos, sino también la correcta selección del producto para poder replicarla.

Comentarios

Aún no hay comentarios

Deje su comentario

Todos los campos son obligatorios.

Enviar

También le pueden interesar


¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Si jubilo hoy, ¿puedo seguir haciendo APV?

Cada vez es más frecuente que las personas que cumplen su edad de jubilación sigan trabajando, lo que lleva a preguntarse si se puede seguir...

¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Tropezando con la misma piedra

Yosy Banach, Gerente de Estrategias Cuantitativas de LarrainVial Asset Management. "El principal problema del inversionista - e incluso su peor...

¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Conoce más sobre los Principios de Inversión Responsable y el compromiso de LarrainVial Asset Management

María Ignacia García, jefe de desarrollo e inversión responsable de LarrainVial Asset Management, nos explica en qué consiste la inversión...


Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog

El material y análisis contenido en este blog es entregado únicamente con fines informativos y no debe ser considerado como recomendación de inversión. Toda la información presentada en este medio, al menos que se indique específicamente lo contrario, es propiedad de LarrainVial.

Avenida El Bosque Norte 0177, piso 1, Las Condes, Santiago, Chile.
Teléfono: +562 2339 8500Teléfono: +562 2339 8500

Todos los Derechos Reservados ©Copyright 2021

subir

Newsletter

Inscríbete para recibir novedades de nuestro blog